Destacado
Home > Juegos de Tablero > Reseña: Carcassonne, el juego de mesa

Reseña: Carcassonne, el juego de mesa

Carcassonne es el juego perfecto para comenzar a descubrir los Eurogames, aún más, incluso, que el mismísimo Colonos de Catán.

Carcassonne es el nombre de una ciudad real francesa, que fue un lugar muy importante durante la edad media y en la que podemos disfrutar de la arquitectura de la época pues conserva un cuidadísimo casco antiguo.

La mecánica del juego es tan sencilla como brillante: el tablero no existe, se va creando con las fichas que cada jugador va colocando. Cada una de ellas tiene un dibujo distinto (caminos, parte de una ciudad, prados, etc.) y la única limitación que tienen los jugadores a la hora de situarlas en la mesa es que han de colocarlas siempre junto a otra ficha que cuadre; es decir, que la construcción de una ciudad ha de ser coherente, por lo que los edificios casan con los edificios, los caminos con los caminos, etc. Como las fichas están excepcionalmente diseñadas, las posibilidades son amplísimas.

Y eso es todo. Se van consiguiente puntos por las construcción que se van realizando y gana el que más consiga cuando se acaban todas las fichas.

Es un juego original, sencillísimo, divertido, interactivo y rápido. No hay pausas ni tiempo excesivo entre las rondas.

El juego esta publicado en español por Devir y su precio no supera los 20 euros.

Si quieres aprender más acerca de este interesante juego no te pierdas el siguiente video:

A parte del juego básico existen muchísimas extensiones:

  • Carcassonne – El Rio I y II
  • Carcassonne – La Abadía y el Alcalde
  • Carcassonne – Cazadores y Recolectores
  • Carcassonne – Consortes
  • Carcassonne – Mayflower
  • Carcassonne – Posadas y Catedrales
  • Carcassonne – Construcciones y Comerciantes
  • Carcassonne – La Princesa y el Dragón
  • Carcassonne – La Torre
  • Carcassonne – El Rey
  • Carcassonne – El Conde de Carcassonne
FICHA DEL JUEGO
Nº de jugadores 2 a5 (6 con alguna expansión)
Tiempo por partida 60 minutos
Edad recomendable A partir de 8 años