Destacado
Home > DBMM > DBMM – Primera experiencia en solitario

DBMM – Primera experiencia en solitario

Este jueves realicé mi primera batalla “en solitario” de DBMM, aunque aun no conozco bien su reglamento si os puedo asegurar que se trata de un apasionante Wargame.

Para los que no lo sepan a grandes rasgos DBMM es un wargame de miniaturas, de escala 15 mm., en la que se pueden librar batallas historicas. El rango de posibilidades va desde ejércitos bíblicos del siglo III a.C. hasta las grandes órdenes del siglo XV d.C.

Me encanta el trasfondo histórico que aporta este juego, no simplemente consiste en batallar, sino que a los que adoramos la historia nos aporta algo mas, recrear ejércitos y estrategias históricas e imaginarnos como debía ser una batalla en su época.

Me sorprende de este juego que, a parte de aportar a los jugadores una herramienta con la que puedan ser el general de un ejercito de la antigüedad durante la batalla, intenta ser lo más realista posible, y además han conseguido, gracias a una increíble facilidad de creación de listas de ejército que se trate de un juego totalmente compensado, dónde un bando no gana simplemente por llevar la mejor tropa, como sucede en otros wargames, como por ejemplo Warhammer de Games Workshop.

Mi rival este jueves fue Ashram, con su ejercito egipcio, en frente mis valerosos romanos.

Barzarld, como gran veterano del grupo y evangelizador en Girona de DBMM, nos fue instruyendo y controlando para no equivocarnos durante el juego.

Antes de empezar determinamos que mi ejército romano atacaba al ejército egipcio (¡sólo faltaria!) y que estábamos en verano. Así pues se colocó una escenografía típica de lo que sería un verano en Egipto… calor, mucho calor,¿ no?

A la hora del despliegue de las tropas, ambos jugadores deben explicar detalladamente en un papel como lo ivan a hacer, para evitar que un jugador despliegue su ejército en base a cómo lo despliega tu rival (para los que jugamos a Warhammer Fantasy esta seria una norma que se agradecería en el juego).

Yo desplegué colocando a mis Caballerías en el centro, a los Legionarios y Pretorianos en el flanco izquierdo y a los Auxiliares en el flanco derecho.

Sabiendo que mi flanco débil seria el de los Auxiliares intente juntarlos al máximo a la caballería, por si hacia falta echarles una mano.

Por su parte mi “enemigo” desplegó frente a mis legionarios una extraña combinación de guerreros “blades” y arqueros, frente a mi caballeria una imponente unidad de carros, y frente a mis pobres auxiliares un super bloque formado por espadachines de Libia y piratas Sherden.

La batalla se desarrolló de forma rápida, mi flanco derecho aguantó lo suficiente a su enorme fuerza bruta, en algunos casos fue heroico el aguante que tuvieron los Auxiliares, pues en muchas ocasiones los doblaban o incluso triplicaban en número y aun así aguantaron el tiempo suficiente para que mi caballería, por un lado, acabara desgastando a los carros egipcios y mis Legionarios juntamente con la guardia Pretoriana, acabaran irremediablemente con sus guerreros y arqueros del flanco izquierdo.

En conclusión, a las 3 horas de partida por fin pude romper al ejercito egipcio que huyo en retirada dándome una, no esperada, cómoda victoria.

Lo mejor de este juego, sin duda, la capacidad que tiene de enganchar a la gente, yo personalmente ya tengo ganas de poner a mis romanos delante de otro infame rival.

Saludos,

Sherden