Destacado
Home > Juegos de Tablero > Reseña: Los Colonos de Catan, el juego de mesa

Reseña: Los Colonos de Catan, el juego de mesa

Los Colonos de Catan es un juego de gestión de recursos. Mediante la producción de estos recursos de las tierras que forman Catan se pueden construir asentamientos, ciudades y carreteras o provocar la aparición de “eventos”, la suma de todo ellos pueden conducirnos finalmente a la victoria.

Pese a tratarse de un juego ya veterano (del año 1995), sigue considerándose  por muchos como el mejor Eurogame publicado hasta la fecha, debido a su inmensa popularidad. Es el juego con mayor número de traducciones y actualmente ya cuenta con sus versiones digitales para PC, X-Box 360, Nintendo DS y en breve incluso para iPhone. Además, este juego ha servido como trampolín para numerosos jugadores que han descubierto lo que verdaderamente representa un eurogame y ha permitido mostrar que los juegos de mesa, hoy en día, nada tienen que ver con aquellos juegos a los que jugábamos cuando éramos pequeños tirados en el suelo.

Los componentes

Cuando abramos por primera vez la caja del juego veremos que contiene una gran cantidad de piezas y tarjetas:

  • 37 losas hexagonales
  • Marco exterior de la Isla de Catan
  • 18 indicadores de dígitos (del 2 al 12)
  • Las piezas de construcciones: 5×4 aldeas, 4×4 ciudades y 15×4 carreteras  (en 4 colores distintos)
  • Una figura que representa al ladrón
  • 2 dados de 6 caras
  • 95 tarjetas de recursos
  • 25 tarjetas de desarrollo
  • 4 tarjetas de costes de construcción
  • 2 tarjetas de puntos de victoria
  • El reglamento y la guía de referencia rápida.

¿De qué va el juego?

Cada jugador representa a un grupo de colonos que lucha por la supremacía de la Isla. Esto se consigue creando nuevos asentamientos (aldeas), mejorando los ya existentes (ciudades) o construyendo caminos (carreteras) que nos permitan continuar con la expansión. Cada asentamiento nos permite conseguir materias primas con las que se podremos seguir construyendo, comerciando y desarrollándonos.

La primera decisión que debemos afrontar es dónde vamos a situar nuestr s primeras aldeas, que será el punto por el que empezaremos a desarrollar nuestra colonia. Esta decisión dependerá de cómo haya quedado dispuesto el tablero.

Colocación inicial del tablero

La primera vez que jugué a este juego me sorprendió que no tuviera un tablero prediseñado, al estilo tradicional, sino que se tratara de una zona de juego que debía componerse con losetas hexagonales, que al juntarlas y enmarcalas, formaban el tablero. Cada hexágono representa un tipo de terreno y cada tipo de terreno aporta un tipo de recurso: los bosques producen madera, los prados producen ovejas, los campos producen trigo, los yacimientos de arcilla producen ladrillos, las montañas producen piedra y finalmente el desierto, que además de no producir ningún recurso es la morada inicial del ladrón.

Este sistema de creación del tablero permite que cada vez que se juega la configuración de la Isla de Catan sea diferente (aunque las instrucciones muestras como colocar las losetas siguiendo una disposición equilibrada, recomendable para las primeras partidas).

El “marco” representa las orillas de la Isla, y también representa los puertos comerciales que hay, indispensables para abaratar los costes del comercio.

Los últimos elementos que se colocan en el tablero son los indicadores de dígitos (del 2 al 12) un indicador sobre cada loseta, a excepción del desiertol. Estos indicadores sirven para determinar que hexágonos tienen producción, en cada tirada de dados inicial de cada turno. Cualquier jugador que posea una colonia en una esquina de dicha loseta recibirá cartas de la materia prima representada, una, si el asentamiento es un pueblo, o dos, si se trata de una ciudad.

El Turno de Juego

El turno de cada jugador consiste en diferentes fases en las que es posible interactuar con el resto de jugadores.

Fase de producción: El jugador que tiene el turno tira los dados, se suma el valor de los mismos y se recogen las materias primas de los hexágonos con dicho número, estos recursos los recogen todos los jugadores que tengan una aldea o ciudad en alguna esquina del hexágono elegido por los dados, no sólo el jugador que tiró los dados.

Fase de comercio: En este punto el jugador que tiene el turno, y solo él, podrá lanzar ofertas o demandas de material al resto de jugadores para poder reunir los recursos necesarios en la tercera fase. También puede comercial directamente con la banca, en cuyo caso la tasa de cambio es de 4:1 (4 recursos iguales por 1 del tipo que se desea). Si se posee una aldea o ciudad con acceso a puerto, el comercio se vuelve algo mas ventajoso, pasando a ser en algunos puerto 3:1 y en otros, llamados puertos especializados, podremos cambiar un determinado recurso, indicado por el puerto,  por el que queramos a un coste 2:1.

Fase de desarrollo: Si disponemos de las materias primas apropiadas podremos ampliar nuestra presencia en la isla contruyendo nuevos asentamientos (aldeas), mejorando las ya existentes (convirtiendo una aldea en ciudad) o extendiendo nuestra red de caminos. También podemos intentar desarrollar nuestra influencia en la isla adquiriendo una carta de desarrollo.

Ampliar nuestra presencia con nuevos asentamientos (aldeas) en la isla permitirá que tengamos más probabilidad de conseguir materias primas, puesto que dispondremos me mayor presencia en diferentes terrenos productivos. Mejorarlos, es decir transformar aldeas en ciudades, nos permitirá doblar la producción de esos mismos campos. Extender la red de caminos nos permitirá crecer, pues una regla de la construcción de los nuevos asentamientos es que deben estar a una distancia mínima de dos caminos del más próximo.

Además existe un bonus de 2 puntos por tener la Gran Ruta Comercial (es decir, el mayor número de caminos continuos sin contar las posibles ramificaciones).

Por último, desarrollar nuestra influencia nos permitirá tener ventajas que permanecerán ocultas y que podremos usar cuando nos convenga.

Es importante acabar el turno con el menor número posible de cartas, pues en el juego existe una alta probabilidad de que aparezcan ladrones, que pueden dar al traste con nuestros recursos.

El ladron

Antes os explicaba que las tiradas de dado indican las zonas que son productivas, pero no es así en todos los casos. Cuando sale el 7, el decir el resultado más probable estadísticamente, todos los jugadores que hayan acumulado más de 7 cartas (incluyendo al jugador que lanzó los dados) deberán desprenderse de la mitad de sus cartas. Una vez hecho esto, el que tiró los dados podrá decidir en qué hexágono depositará el ladrón (os recuerdo que en el primer turno se encuentra en el desierto). Con esto provocará dos efectos: en primer lugar provocará que mientras el ladrón se encuentre en el hexágono, éste se vuelve improductivo, al tirar los dados no se podrán recoger cartas de materias primas de ese hexágono. Y en segundo lugar, el jugador podrá robar una carta al azar a cualquier otro jugador que tenga un asentamiento en dicho hexágono.

El ladrón permanecerá en el hexágono impidiendo la producción normal del mismo hasta que alguien lo saque de allí con una nueva tirada de dado que sume 7 o se juegue la Carta de Desarrollo especial: El Caballero.

Las Cartas de Desarrollo


El Caballero es la carta que más se repite en el Mazo de Desarrollos. Permite colocar el Ladrón en el hexágono que desees y aplicar su efecto. Además el hecho de ser el jugador que más cartas de Caballero ha puesto en juego, otorga un bonus de 2 puntos por tener el Gran Ejército de Caballería.

El resto de las cartas de Desarrollo son puntos adicionales que se mantendrán ocultos y otras cartas que ofrecen ventajas, como construir dos caminos, coger dos cartas de materia prima de la banca o una muy buena, el Monopolio, que te permite reclamar TODAS las cartas de un determinado recurso a TODOS los jugadores en la mesa. Si se juega en el momento propicio puedes provocar un verdadero destrozo a tus rivales.

Ganar la Partida

El fin del juego tiene lugar inmediatamente cuando un jugador alcanza al menos un total de 10 puntos. La puntuación puede ir controlándose más o menos dado que la mayor parte es pública, cada Pueblo otorga 1 punto mientras que las ciudades dan 2 puntos. Los bonus de Gran Ruta Comercial y Gran Ejército de Caballería, reportan 2 puntos cada uno, todos estos factores son públicos. Sin embargo hay cartas de desarrollo que otorgan puntos que al no ser públicos (se mantienen ocultos) pueden dar la sorpresa.

En definitiva un juego MUY entretenido para pasar un rato muy divertido con los amigos y introducirse definitivamente en lo que un eurogame puede aportar.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>